viernes, 17 de diciembre de 2010

Un cambio como para no aburrirse.

La ultima ves que estuve internada me dijeron bien como siguen las cosas con este tema del trasplante que me tengo que hacer, sinceramente no me esperaba lo que me dijeron.
Antes, la segunda vez que estuve internada me dijeron que iba a ser un poco larga la espera del corazón pero que todo iba bien. Esta vez cuando fui me aclararon bien las cosas.
Mi viejo y yo nos tenemos que ir a vivir a Capital, cerca del hospital.
Cuando me llaman y me dicen NENA YA ENTRASTE EN LISTA DE ESPERA, tengo que estar cerca del hospital si o si. A menos de 3 horas. Viviendo en Mar de Ajó se me complica con las 3 horas, entonces me tengo que ir a Capital. Sola no puedo ir, tengo que ir si o si con un familiar mayor para estar acompañada cuando me llamen, yo en Capital no tengo a ningún familiar… los demás están en Córdoba y mis viejos y hermano en Mar de Ajó.
Mi vieja no se puede mover de Mar de Ajó porque el lugar donde ella trabaja es el que me da la obra social, si cortamos en este momento la obra social TODO se va al carajo. No hay sucursales de ese mismo local más cerca de Capital y tampoco queremos un cambio de vida de nuevo como ese.
Cuando yo entro en lista, el corazón puede demorar días, meses o años pero no se sabe, ni tampoco se puede calcular.
Apenas me lo dijeron me quería matar de verdad, en lo primero que pensé fue en mi hermano, después en que iba a separar a mis viejos, en que yo no puedo volver mas a Mar de Ajó ni a Córdoba hasta que me hagan el trasplante, en que podía ser 1 mes pero también 1 año, no se me cruzaba por la cabeza en donde íbamos a vivir, como íbamos a hacer para mantenernos de esa forma. Dos por un lado y dos por el otro y para colmo mi mamá con horarios de laburo y mi viejo y yo sin poder movernos de Capital.
Se me cruzaban mil cosas por la cabeza. Hoy ya se que la obra social me cubre hotel y comida por tiempo indefinido, mi viejo y yo tenemos todo y eso es un enorme alivio.
Mi viejo labura haciendo páginas web, que lo hace con su notebook sin horarios y en cualquier lugar, por suerte ese ingreso no va a dejar de faltar.
Lo “separación” por así decirlo es fea pero todo es costumbre, se me va a hacer raro vivir con mi viejo, no me es lo más cómodo del mundo, costumbre como dije.
Lo bueno es que somos grandes y podemos entender las cosas mejor. Teniendo un hermano mucho más chico se complicaría más, pero mi hermano es lo suficientemente grande para entender lo que pasa y yo con mis 18 años con mis histeriqueos y mal humor, intento ponerle todo el positivismo posible a la situación.
Si lo haces más grave de lo que es, las cosas se complican más.
Demasiado bien se arreglan los problemas.

4 comentarios:

Hugo dijo...

"Si lo haces más grave de lo que es, las cosas se complican más."

Así es, paciencia sobre todo.

Y por ahí quien te dice, hasta te terminás encariñando con Buenos Aires.

Juan. dijo...

Por suerte la obra social se puso las pilas, eso da energías... muchísima suerte. Y que vuelvas a Mar de Ajó lo más pronto posible.

Andre dijo...

Aguante tu obra social.
Ya vas a ver como vivir con tu viejo te va a hacer menos histérica, los hombres contagian su practicidad :)
Mucha suerte!

JD dijo...

Hugo: Seguro que si, a varias cosas ya le tome cariño jaja.

Juan: Gracias che! (:

Andre: Me hace mucha falta eso jaja. Gracias Andre.