lunes, 17 de octubre de 2011

miércoles, 12 de octubre de 2011

lunes, 10 de octubre de 2011

Mi siesta, un mambo.

Soñé, soñé que estaba en mi casa, que estaba en pijama y hablaba con mi mama. Recién nos despertábamos de la siesta.
Pensaba seria y le decía: Me voy a ir, me voy ya.
Me iba en busca de la solución a mi problema de corazón.
Así fue, me iba en tren.
El tren era algo muy extraño, eran todos asientos uno detrás de otro, no estaban cubiertos, eran solo asientos, una fila de asientos. Yo estaba a 5 asientos del conductor (el conductor era un actor, pero no se el nombre).
El día estaba gris, pero muy gris, tanto que parecía de noche y había viento, pero no lo sentía.
El tren no paraba, te tenias que subir al asiento corriendo. La gente se cruzaba en las vías, yo veía como estaban parados a centímetros de las vías del tren. Sentía que alguien se iba a morir. El viaje fue largo pero no murió nadie.
Llegue y el lugar era tan extraño como el tren. Entre a un lugar que era una mescla de terminal, centro comercial, hospital y hotel. Cuando entre y camine por los pasillos me di cuenta que era un hotel y que yo no tenia nada que hacer ahí. Estaba lleno de gente, todos estaban alborotados caminando de una habitación a otra.
Cuando quise salir las puertas se cerraron y la gente se paro de golpe, una mujer grandota se me acerco y me pregunto quien era, que hacia ahí y de donde venia mientras me hacían una especie de radiografía con un aparato inexplicablemente raro. Respondí todo de mal humor, segura de lo que decía, la mujer de seguridad no me intimidaba pero le tenía respeto. Quería irme, no entendía porque no me dejaban salir, parecía una ladrona.
Cuando terminan de revisarme un hombre me dice: Acá no se puede usar vans.
Lo mire me reí y le dije: No ves que tengo las converse?
Me miro mal pero no me dijo nada.
No me dejaron salir del hotel, decían que me tenían que investigar mas, yo estaba enojadísima pero no me quedo otra que quedarme en el hotel. No tenia intenciones ni ganas de escaparme.
Después, no se como, la gente se había transformado en toda gente conocida (gente que en la vida real conozco de verdad otras que no y otras que conozco de alguna forma pero no, de acá del blog, me los imaginaba). Todos nos conocíamos, estaban todos ahí en el hotel, había música muy fuerte y luces por todos lados, era una fiesta de rock. Me mire a un espejo y no entendía cuando me había vestido así. Todos gritaban y bailaban rock, gustaba mucho, estábamos todos contentos, todos nos saludábamos y charlábamos.
En un momento de la fiesta una chica viene y me dice: Ese chico esta enamorado de vos hace mucho.
Lo mire y sabia quien era, era mi amigo egipcio (sí, egipcio, leíste bien). Me puse feliz de verlo, pero sabia que el era tímido y yo también y que podía ser un desastre porque no sabia si me iba a salir bien hablar ingles ni a el español, entonces corrí al baño. Cuando volví el se había caído al piso, me agarro de la mano me tiro con el y me dijo HOLA con un asentó raro yo sonreí y lo abrace, nos levantamos y hablamos.
Después de dar unas vueltas por el lugar y hablar un poco le dije que vayamos a la pileta.
En el hotel, en el medio mágicamente apareció una pileta, la pileta de mi abuelo en la vida real y en el sueño también.
Le dije al egipcio que tenia que limpiarla, le quería hacer un favor a mi abuelo que se estaba divirtiendo con toda la gente (porque claro, mis abuelos también estaban en esa fiesta rockeado como todos los demás). Me acompaño a la pileta yo me metí, el fondo de la pileta estaba verde pero nade un ratito igual, el me miraba sentado en un borde. Después de un ratito el me dijo que iba a buscar algo para tomar y venia, aproveche mi plan sorpresa para mi abuelo.
Mire un rato la pileta y encontré un aparato extraño, otro inexplicable mas. Yo sabia que mi abuelo no lo usaba porque gastaba mucho de algo pero yo no sabia de que, lo prendí y limpie la pileta, después me di cuenta que lo que gastaba era mucho cloro y me dije, claro que no lo usa, si es un rata.
La pileta quedo como nueva y sin la falta de sacarle el agua.
Rápidamente me bañe me vestí y seguí en la fiesta con la gente, pregunte por el egipcio y me dijeron que estaba durmiendo, que estaba muy cansado, me imagine todas las horas de viaje y me dio ternura, quería preguntar en que habitación estaba pero no quería molestarlo, asique seguí caminando y sorprendiéndome de ver toda la gente que había.
Siento que alguien me toca el hombro (era mi medico, mi medico que en el sueño era personal de seguridad) y me dice que me esperaban en la puerta del hotel. Yo me enoje porque me acorde de lo malo que habían sido los guardias.
Mi medico desapareció, la gente me hizo lugar para pasar, yo cargaba enojo por todo el cuerpo, saltaba tipo boxeadora por empezar una pelea, la música ayudaba al aumento de mi furia, los ramones sonaban con todo, camino a la puerta y veo a dos chicas (en la vida real eran dos pibas que me quisieron robar el celular poniéndome un cuchillo en el cuello), estaban ahí, yo estaba enojadísima esperando que me pregunten lo que quieran, yo no tenia nada que esconder.
Me preguntaron de todo, todos nos miraban, las 3 estábamos agresivas, rompíamos cosas cuando preguntábamos o respondíamos pero nunca nos tocábamos, solo gritábamos y rompíamos.
Sentía mucho placer cuando rompía algo de vidrio, descargaba.
Cuando se quedaron sin preguntas un guardia me dice: Anda a meterte a la bañera así se te pasa un poco el enojo y no me haces quilombo pendeja.
Yo: EH? QUE? porque? no quiero.
El: Dale no la hagas difícil, báñate que cuando salgas te vas con el y con el a vivir a un lugar.
Mire a los tipos y no tenia idea quienes eran. 
Yo: Porque me tengo que ir con ellos? Que pasa? Que hice? Yo no hice nada loco.
Brotaba de enojo no podía mas, estaba con mucha furia, estaba arrodillada rompiéndome las manos pegándole al piso preguntando que pasaba.
El guardia me miro y me dijo: ESTAS LOCA, POR ESO TE LLEVAMOS.
Me largue a llorar del enojo. Estaba siendo consiente que estaba soñando pero no me podía despertar, me empecé a ver de lejos a mi tirada en el piso llorando y toda la gente volviéndose loca rompiendo todo. Al lado del lugar estaba el tren, después de ver eso alejándose, me desperté toda traspirada enojada y triste.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Disculpe.

Después de casi 9 meses viviendo en este puto hotel en pleno centro de Buenos Aires (el cual esta lleno absolutamente todos los días de gente que no tiene ganas de estar acá), acompañada de mi viejo (al cual no le quiero ver mas la cara por razones obvias) con el que convivo en esta mismísima maldita habitación de 3x4, esperando este puto trasplante (el cual me va a salvar de una vida mucho mas de mierda, o …. no), quiero matar a todo ser humano que se me cruce, romper, romper con furia o... escribir estas boludeses.

Disculpa, necesitaba descargar.
Las puteadas me desahogan, bastante.