jueves, 25 de noviembre de 2010

Mar de Ajó

Mi pueblo me gusta por muchas cosas, una de ellas es el mar y el verano, pero hoy HOY me agarro la indignación.
Locooooooooooo no se consigue helado de limón a la crema en ninguna heladería!
Tengamos en cuenta, que con suerte en esta época del año hay 3 heladerías abiertas, una mas pedorra que la otra. Pero claro, en verano vienen los turistas entonces hay una en cada esquina. OK

Si se me ocurre comer una hamburguesa con papa fritas y toda la huevada en McDonalds o en Burger me tengo que hacer mas de 65 km porque en todo el partido de la costa NO EXISTEN. Dejame de joder!

Y vos fijate, no es lo único. 
Amo ir al cine me encanta iría siempre, pero vio, acá las cosas no son tan simples. Acá los cines abren solo en temporada y vacaciones de invierno. Hay cine solo 2 meses en todo el puto año y para colmo vas y te cagas de calor porque ni los ventiladores andan. Me e s t a n jodiendo!

Mar de Ajo, te podes ir bien a la recalcada concha de tu madre con tu viento y toda la puta humedad.  

4 comentarios:

mannequin dijo...

la falta de helado es imperdonable. pero el mar compensa muchas cosas.
saludos!

Juan. dijo...

Acá se llama "mousse de limón"
y lo amo.
Mousse de limón + vainilla = <3

Ah, y el cine es la posta.

Pero amo mi dvd.

Adieu.

Sergio A.K.A. The Question dijo...

Tu descripción de Mar de Ajó me parece interesante; un punto de vista distinto y posíblemente más acertado, en comparación con la información que podrían promocionar las agencias de viajes (y wikipedia).

Un verano en el mar sin helado es imperdonable, como pueden privar a la gente de una combinación maravillosa; o acaso la gente se va a refrescar tomando agua salada en lugar de un helado de limón (o mousse de limón como han mencionado arriba) [?].

Yo me alegraría de no tener en la ciudad una sucursal de McDonalds o Burger ("Burdel") King. Para así mejor comer una hamburguesa en algún puesto o estante independiete, desligado de cualquier cadena transnacional. Ésto me recuerda una ocación en la que The Question se fue a entrenar con un maestro zen cuya cabaña se encontraba a 50 km del pueblo más cercano y, a su vez, del Mcdonalds más cercano.

También me gusta ir al cine, pero odio los altos costos de las entradas, y que además, en la cartelera comercial te acribillen con 30 minutos de propaganda y publicidad antes de comenzar la película. ¿Cómo es que algo tan genial como el cine se ha vuelto una tortura?

-En fin...- Saludos.

JD dijo...

Perame un cachito, no entendiste bien. En verano hay de todo para todos, incluido el helado. En verano, lo que seria la temporada (diciembre, enero y febrero) hay heladerías por todos lados con todos los gustos que quieras, pero claro se van los turistas y se termina TODO.
Con respecto al cine la verdad que sí, esta muy caro, que para colmo los cines de acá son lo peor. Acá no te ponen las 200 propagandas antes de la película jaja.
Beso.